Actualidad

Por eso estamos boicoteando la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

Por eso estamos boicoteando la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU.

En septiembre de este año, las Naciones Unidas organizarán una Cumbre de sistemas alimentarios mundiales en Nueva York. Los organizadores de esta cumbre la lanzan como un debate crucial en la década que definirá el futuro de la agricultura. El objetivo es reunir a múltiples partes interesadas de todos los sectores que desempeñan un papel en el sistema alimentario mundial.

Aún así, los movimientos campesinos e indígenas organizados de Asia, África, Europa y América, que colectivamente representan a la mayoría de los pequeños productores de alimentos del mundo, han pedido un boicot total a esta cumbre. En abril de este año, varios científicos, investigadores, profesores y educadores que trabajan en agricultura y sistemas alimentarios también emitieron un llamado abierto para boicotear el evento.

Para comprender por qué los movimientos sociales y los científicos se mantienen al margen de una cumbre patrocinada por la ONU, es importante saber cómo funciona el sistema alimentario mundial en la actualidad.

Un puñado de empresas transnacionales dominan el comercio mundial actual de alimentos y productos básicos. Por ejemplo, solo dos empresas, Dow Dupont y Monsanto-Bayer Crop Science, tienen el 53% del mercado de semillas. Solo tres empresas poseen el 70 por ciento de la industria agroquímica mundial que fabrica y vende productos químicos y pesticidas utilizados en las plantaciones. Esta concentración empresarial también es evidente en el sector ganadero, la industria farmacéutica animal, la maquinaria agrícola, el comercio de productos básicos, etc.

Por lo tanto, desde la siembra y cultivo de cultivos hasta el procesamiento, distribución y consumo de alimentos, los agronegocios transnacionales controlan y deciden todo. La mayoría de estas empresas se están asociando ahora con grandes empresas de tecnología para digitalizar el sistema alimentario global y consolidar su dominio.

Pero esto es lo sorprendente de estas corporaciones gigantes. A pesar de su control sobre casi el 75 por ciento de los recursos naturales relacionados con los alimentos del mundo, apenas pueden alimentar a un tercio de la población mundial. Además, son responsables de la mayor parte de los 400.000 millones de dólares en alimentos que se pierden anualmente y de la emisión de grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

Por el contrario, nosotros, pequeños agricultores, pescadores, trabajadores rurales, campesinos, pastores y pueblos indígenas, con solo una cuarta parte de los recursos naturales relacionados con la producción de alimentos en nuestro nombre y a menudo descuidados en las políticas públicas, continuamos proporcionando más del 70 por ciento de la comida del mundo. Nuestra red de productores de alimentos locales a pequeña escala creció en todos los rincones del mundo cuando la cadena de suministro industrial de alimentos colapsó bajo la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, a la hora de definir el futuro de nuestro sistema alimentario, adivinen a quién invita la ONU para diseñar y construir el plan, los principios y el contenido de la cumbre mundial. ¡Es una gran agroindustria!

La Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU ha generado controversia por su exclusividad desde que fue anunciada en diciembre de 2019. En marzo de 2020, 550 organizaciones, incluidos algunos de los movimientos campesinos e indígenas más grandes del mundo, escribieron al Secretario General de la ONU, António Guterres, para alertarle de que la cumbre no se basa en el legado de cumbres mundiales anteriores sobre la alimentación, que ya han sido convocadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La FAO recibió el mandato de sus estados miembros de organizar estos eventos y permitió la participación activa de la sociedad civil a través de foros autoorganizados paralelos.

Sin embargo, este mandato no se le dio a la organización de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de 2021. La decisión de crear la cumbre fue tomada por el Secretario General de las Naciones Unidas en estrecha colaboración con el Foro Económico Mundial, que es una organización del sector privado que representa los intereses corporativos globales. .

La gobernanza superior sigue estando firmemente en manos de «expertos» conocidos por ser partidarios acérrimos de la agricultura industrial, y algunos estados, que albergan muchas de estas grandes corporaciones multinacionales, están impulsando la agenda. A través de fundaciones filantrópicas dirigidas por multimillonarios y sus socios, también lograron asegurar la participación de una pequeña parte de la sociedad civil global y anunciar esto como prueba del carácter inclusivo de la cumbre.

Sin embargo, algunas de las mayores redes y movimientos de productores de alimentos, incluida Vía Campesina y el Foro Mundial de Pescadores, entre muchos otros, se han negado a adherirse a las consultas preliminares establecidas por los organizadores y se mantienen firmes en su decisión de boicotear la cordillera.

No se puede negar que el sistema alimentario mundial debe sufrir un cambio radical. La pandemia de COVID-19 y el cuello de botella logístico que enfrentaron varios países después de su brote solo aceleraron la demanda de una reforma sistémica.

Hace veinticinco años, en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996, los movimientos sociales insistieron en que los sistemas alimentarios construidos en torno a la idea de la soberanía alimentaria ofrecen un camino hacia un futuro mejor y más saludable. La soberanía alimentaria es el derecho de las personas a determinar sus sistemas agrícolas y alimentarios. Satisface las necesidades más urgentes y urgentes de las personas: tener alimentos saludables, nutritivos y respetuosos con el clima cultivados en su localidad o vecindario.

La producción agroalimentaria localizada agroecológica y campesina respeta y convive con nuestro entorno natural y promueve principios humanistas de solidaridad y colectivismo. Se mantiene alejado de fertilizantes y pesticidas químicos nocivos y promueve una diversidad de cultivos nutritivos, a diferencia de la práctica de la industria del monocultivo.

En las últimas dos décadas, los movimientos sociales han logrado varios avances en este frente y han convencido a la ONU y a varios Estados miembros para que adopten e implementen esta idea en la formulación de políticas públicas. A través de esfuerzos que duraron más de dos décadas, los movimientos campesinos encontraron espacios de representación dentro de la ONU, incluida la FAO y el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) de la ONU.

Pero estas dos instituciones fueron inicialmente eliminadas de la organización de la cumbre. El actual y los dos ex Relatores Especiales sobre el Derecho a la Alimentación criticaron el formato actual de la cumbre por no basarse en experiencias previas de cumbres alimentarias y señalaron que “la CSA ya tiene la estructura que los organizadores de la Cumbre han estado reconstruyendo apresuradamente”.

Los organizadores de la cumbre solo invitaron al presidente del CSA a unirse al Comité Asesor de la Cumbre en noviembre y pidieron a la oficina del Derecho a la Alimentación de la FAO que participara, aunque con un plazo limitado, en marzo.

A pesar de estos cambios de última hora, los apologistas de los agronegocios todavía tienen el poder de establecer la agenda de la cumbre. Esto significaría que el evento no solo promoverá los intereses comerciales, sino que también disminuirá aún más el ya limitado espacio disponible para los movimientos sociales y la sociedad civil dentro de la ONU.

Esta decisión del secretario general de dar tal influencia a la agroindustria en la cumbre contradice el artículo 10.1 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y Otras Personas que Trabajan en las Zonas Rurales, que estipula nuestro derecho a participar activa y libremente en la preparación y implementación de políticas, programas y proyectos que pueden afectar nuestras vidas, tierras y medios de vida.

Sin embargo, no permaneceremos en silencio ante este descarado intento de decidir nuestras vidas y medios de subsistencia sin nuestra participación. Boicotearemos la Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU 2021 y nos uniremos a la contracumbre del pueblo a partir del 25 de julio. Allí, los pequeños productores de alimentos y los pueblos indígenas reafirmaremos nuestros principios de solidaridad y soberanía alimentaria arraigados en nuestros territorios y nuestra forma de vida.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a los propios autores y no reflejan necesariamente la posición editorial de Al Jazeera.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario