Actualidad

El embargo estadounidense a Cuba fracasó

El embargo estadounidense a Cuba fracasó

Si Biden realmente quiere poner los principios y la eficacia a la vanguardia de la política, debe tomar una decisión audaz y poner fin al embargo.

Durante casi 60 años, Estados Unidos aplicó un embargo contra Cuba, restringiendo severamente el flujo de mercancías a la isla. La mayoría de las empresas estadounidenses tienen prohibido hacer negocios con Cuba y varias leyes estadounidenses castigan a las empresas extranjeras que hacen negocios en Cuba. Las restricciones tienen como objetivo exprimir económicamente a la isla y crear suficiente descontento dentro de Cuba como para obligar al gobernante Partido Comunista a una reforma significativa o la renuncia.

La administración Obama, con el apoyo del entonces vicepresidente Biden, buscó repensar la política y buscar un nuevo compromiso con Cuba. Barack Obama relajó las sanciones, permitió vuelos directos entre los dos países y alivió las restricciones a los estadounidenses que hacen negocios en Cuba. Donald Trump revirtió la estrategia de Obama. Volvió a poner a Cuba en la lista de Estados Unidos de patrocinadores del terrorismo internacional, recortó los viajes entre Cuba y Estados Unidos y prohibió a los estadounidenses enviar remesas a sus familiares en Cuba, interrumpiendo un importante sustento económico para muchos cubanos.

Joe Biden ha prometido alejarse de la estrategia de “máxima presión” de Trump contra Cuba, pero hasta ahora no ha cambiado ninguna de las restricciones de Trump. La Casa Blanca admitió a principios de este año que “un cambio en la política cubana no se encuentra actualmente entre las principales prioridades del presidente Biden”.

Sin embargo, las protestas que sacudieron a Cuba la semana pasada, algunas de las más grandes desde la Revolución, forzaron el tema. Muchos activistas cubanoamericanos y republicanos están pidiendo a Biden que mantenga o incluso aumente la presión sobre Cuba, y los demócratas están divididos sobre si mantener o aliviar el embargo.

La razón más fuerte para poner fin al embargo contra Cuba es el enorme costo que la política sigue causando a la población cubana. Tanto el gobierno cubano como las Naciones Unidas estiman que el embargo le ha costado a la economía cubana 130 mil millones de dólares en seis décadas. También es importante señalar que la Cámara de Comercio de EE. UU. Estima que el embargo también le cuesta a la economía de EE. UU. Miles de millones de dólares cada año. El número de víctimas humanas es más difícil de cuantificar, pero claramente ha sido significativo. Los expertos en derechos humanos de la ONU instaron a Estados Unidos a aliviar las sanciones durante la pandemia de COVID-19, argumentando que tal medida salvará vidas al permitirle a Cuba un mayor acceso a suministros y equipos médicos.

Los partidarios de la línea dura en la política cubana han aceptado implícitamente los costos humanos y económicos del embargo como aceptables, para lograr el objetivo de socavar el régimen comunista. Señalarán el nivel sin precedentes de protestas que se están produciendo actualmente en Cuba como prueba de que el embargo está funcionando. No es. Sí, los cubanos están enojados por las dificultades económicas y el sufrimiento de la pandemia que está ocurriendo entre su población. Pero como el presidente cubano Miguel Díaz-Canel usa la represión y la retórica anti-estadounidense para sofocar las protestas, hay poca evidencia de que el régimen esté en peligro inmediato.

El régimen comunista ya ha sobrevivido a la caída de su patrocinador soviético, la muerte de Fidel Castro y el traspaso del poder de su hermano menor Raúl a Díaz-Canel, que no es castrista y nació después de que la Revolución tomó el poder. Sesenta años de sanciones solo han creado sufrimiento para el pueblo cubano, al tiempo que le han proporcionado al régimen un chivo expiatorio conveniente al que culpar de todos los problemas económicos y el descontento social de su país.

Contrariamente a la intuición, poner fin al embargo y promover los lazos entre Estados Unidos y Cuba es el arma más grande que Estados Unidos puede usar contra el régimen opresivo de Cuba. El presidente Obama expuso la estrategia al abrir los viajes entre los dos países: “Nadie representa los valores de Estados Unidos mejor que el pueblo estadounidense”, dijo Obama en 2014, “y creo que este contacto finalmente hará más para empoderar al pueblo cubano ”.

Exponer a los cubanos a las libertades y oportunidades disponibles para sus familiares estadounidenses aumentará la indignación y la presión contra el gobierno cubano por no proporcionar estas cosas. Y eliminar la capacidad del Partido Comunista de culpar a Estados Unidos por sus propios fracasos revelará las consecuencias de la renuencia del gobierno cubano a abandonar las políticas económicas y la represión política de la era soviética.

Los partidarios de la línea dura argumentarán que aliviar el embargo aliviará ahora la presión sobre el gobierno cubano, aliviando la desesperación de la sociedad que alimentó estas protestas. Y aunque las crisis económicas pueden provocar indignación colectiva, las protestas espontáneas contra los regímenes autoritarios a menudo terminan en una represión renovada en lugar de un cambio de régimen. Muchos expertos creen que los movimientos por el cambio social son más efectivos cuando las personas y las organizaciones obtienen los recursos necesarios para un activismo político y social sostenido. Aflojar el control de la adicción económica sobre Cuba ayudará a empoderar a sus ciudadanos y a la sociedad civil para hacer frente a su gobierno.

El gobierno debe tener cuidado al repensar la política de embargo. No necesita eliminar la política de una vez, ni debe ceder a la presión sobre Cuba en lo que respecta a la democracia o los derechos humanos. Pero ser considerado no debería ser una excusa para la inacción. Por ejemplo, en lugar de descartar la idea de renovar las remesas a Cuba, Biden debería explorar seriamente formas de permitir que los estadounidenses transfieran dinero de manera segura a sus parientes cubanos.

Relajar el embargo será una movida política arriesgada para el presidente. Biden perdió Florida en las elecciones de 2020 después de un bajo rendimiento entre los votantes latinos, y un cambio radical en la política hacia Cuba podría arriesgar a alienar a partes de la población cubanoamericana en el estado.

Sin duda, los republicanos acusarán al presidente de ser blando con el comunismo o de ceder a las demandas progresistas. Pero si Biden realmente quiere poner los principios y la eficacia al frente de la política, debe tomar una decisión audaz y poner fin a seis décadas de fracaso de Estados Unidos y sufrimiento cubano.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la posición editorial de Al Jazeera.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario