Salud y Belleza

Aprende a elaborar tu rutina de cuidado facial

Cada vez queda más demostrado que hacer una buena rutina de cuidado facial trae increíbles beneficios a la hora de mejorar la calidad de la piel en la cara. Saber en qué momento se deben utilizar determinados productos como una crema exfoliante es vital para poder conseguir buenos resultados, y desde entender cómo se utilizan, y qué productos tienes que utilizar dependiendo de tu tipo de piel, es muy importante.

Así mismo, hay que saber hacer un balance entre no sobrecargar la piel con productos, y usar una buena cantidad que sea la necesaria para conseguir los efectos deseados, por lo que hay que ser muy cuidadosos en ese sentido.

Organiza tu rutina de cuidado facial de la siguiente manera

Para que puedas hacer una buena rutina de cuidado facial, es muy fundamental que sepas respetar las etapas de la misma, y los tiempos en los que debes aplicar cada producto, además de cuidar en todo momento la técnica con que lo haces. Por lo tanto, presta mucha atención al paso a paso que te daremos.

Primero limpia tu piel

Lo primero que tienes que hacer antes de aplicarte cualquier tipo de producto en la cara, es asegurarte de que la misma está lo más limpia posible. Si previamente no tenías aplicado maquillaje, puedes hacer lavarte la cara con tu jabón. No obstante, si estabas en algún sitio y llegaste a casa con maquillaje, debes limpiar tu cara utilizando desmaquillantes como puede ser agua micelar que te ayude a retirar todo.

Exfolia bien tu cara

Después de esto es importante que uses alguna crema exfoliante o algo que sirva para exfoliar tu piel. Por si no sabes para qué sirve el exfoliante, tienes que saber que busca que puedas limpiar tu cara de todo tipo de impurezas. Sin embargo, es preciso que sepas que no es recomendable que lo hagas todos los días porque podría maltratar tu piel, y la cantidad de días a la semana recomendados son tres.

Aplica el tónico

Toda rutina de cuidado facial debe incluir un tónico que ayude a mantener equilibrado el ph de tu cara. Además, hace que tus poros se cierren, lo que beneficia a la calidad del cutis de tu rostro.

Utiliza una buena crema

Ahora es momento de hidratar tu piel aplicando cualquier tipo de crema que sea de tu gusto. Es muy importante que utilices una crema que se adapte a lo que tu cutis facial necesita. Por ejemplo, si tienes muchas arrugas, utiliza una crema que sea buena contra eso, o si tienes manchas, una crema que ayude a litigar estas manchas.

Otro aspecto que tienes que tomar en cuenta, es que las cremas traen nutrientes que son absorbidos por tu rostro. Por lo tanto, una vez que vayas a comprar una crema, debes fijarte en los nutrientes que trae, y si son beneficiosos para ti. En caso de que tu piel esté muy seca, puedes usar un aceite que hidrate primero la piel, para después aplicar la crema.

Usa siempre protector solar

El último paso de una rutina de cuidado facial, es proteger tu piel contra la radiación que produce el sol. Asegúrate de aplicarte protector solar de cualquier tipo, y al igual que con las cremas, puedes conseguir uno que se adapte a tus gustos. Hay de distintos tipos, y cada uno se diferencia por las características que trae.

Incluso hay cierto tipo de protectores solares que son especialmente fabricados para aquellas personas que pasarán todo el día fuera de casa, así como hay otros que son especialmente para cada tipo de piel, incluyendo su tono, y otros factores.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario