Actualidad

Los chilenos recurrieron a las pensiones para sobrevivir a la pandemia, ¿y ahora qué?

Los chilenos recurrieron a las pensiones para sobrevivir a la pandemia, ¿y ahora qué?

Carolina Zillmann, de 59 años, es dueña de un pequeño terreno cerca de La Serena en el norte de Chile. Vive sola y trabaja como paisajista para sobrevivir. También tiene una pequeña cabaña que alquila por $ 527 para aumentar sus ingresos mensuales.

Pero hasta ahora, durante la pandemia de coronavirus, Zillmann ha realizado dos retiros de un millón de pesos cada uno ($ 1.317) de su cuenta de jubilación para cubrir sus gastos personales. Ella usó el dinero para pagar impuestos a la propiedad vencidos y hacer las reparaciones necesarias en el hogar.

Ahora tiene seis millones de pesos (menos de $ 8.000) en su cuenta individual con un año antes de que califique para la jubilación, que Chile fija en 60 para las mujeres y 65 para los hombres.

Zillman no sabe cuándo se jubilará, pero confía en que estará bien porque espera recibir una herencia de su madre en los próximos meses.

Lo mismo puede no ser cierto para legiones de otros chilenos que colectivamente retiraron miles de millones de dólares de sus fondos de pensiones para capear la tormenta financiera de la pandemia.

“No le tengo miedo al futuro”, dijo Zillmann a Al Jazeera, “pero mucha gente lo tiene porque no tiene dinero ahorrado para cuando sea mayor”.

El célebre sistema de pensiones privado de Chile de 200.000 millones de dólares, basado en cuentas de capital individuales, ha servido de modelo para decenas de mercados emergentes desde que se estableció hace 40 años, durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

El sistema fue pionero: Chile fue el primer país en evitar un sistema de pensiones respaldado por el gobierno y reemplazarlo por una pensión privada obligatoria.

En las últimas décadas, Chile se ha enorgullecido de ser una de las economías de más rápido crecimiento en América Latina. Pero la narrativa del “Milagro de Chile” neoliberal ha oscurecido severas desigualdades. Más del 30% de la población del país se considera económicamente vulnerable, según el Banco Mundial, y la desigualdad de ingresos sigue siendo alta.

Pero hoy, en medio de la crisis del COVID-19, el modelo de pensiones de libre mercado de los Chicago Boys, economistas chilenos graduados de la Universidad de Chicago en la década de 1970 bajo el ícono neoliberal Milton Friedman, enfrenta una “crisis existencial”. los expertos hablan.

necesita reforma

El gobierno de Chile gasta el 2,2% de su producción económica total cada año en pensiones, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Para las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) de Chile, que cobran comisiones por administrar las carteras, ha sido extremadamente rentable.

Pero el sistema está diseñado para beneficiar a quienes están empleados constantemente en la economía formal y, por lo tanto, pueden realizar pagos regulares.

Mientras tanto, las personas que trabajan duro en la gran economía informal de Chile, que emplea a un tercio de la población en edad laboral, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a menudo enfrentan déficits significativos en los fondos de jubilación.

Algunos jubilados, como Emilio Monardes, de 78 años, comerciante ambulante en el centro de Santiago de Chile, recurren al trabajo del sector informal para sustentar sus exiguas pensiones de vejez. [File: Esteban Felix/AP Photo]

Esto se debe a que los trabajadores del sector informal generalmente están mal pagados y tienen poca seguridad laboral. Tienen poco o nada para contribuir a sus cuentas personales de jubilación a lo largo de su vida laboral.

Los defectos obvios en el plan de jubilación se derivan de los números. Aproximadamente el 80% de los jubilados en Chile reciben menos del salario mínimo ($ 450) por mes durante la jubilación.

La ira por las desigualdades arraigadas en el sistema de pensiones ha generado un malestar generalizado en el país.

En octubre de 2019, millones de chilenos salieron a las calles en protestas nacionales para exigir una mayor igualdad, el fin del sistema de fondos de pensiones y el derecho a una educación y atención médica de calidad.

Una encuesta publicada en junio por la administradora estatal de fondos de pensiones privados concluyó que la reforma de las pensiones sigue siendo una prioridad para los chilenos, eliminando tanto la delincuencia como la reforma de salud.

Retiros sin precedentes

Cuando miembros del Congreso Nacional de Chile propusieron que los chilenos retiraran sus fondos de pensiones para abordar la crisis económica y de salud provocada por el COVID-19, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, expresó su oposición al plan. Pero el proyecto de ley liderado por legisladores de la oposición fue aprobado y Piñera lo firmó el 24 de julio de 2020, permitiendo a los ciudadanos retirar hasta el 10% de sus pensiones para hacer frente a la crisis del COVID-19.

El país sufrió un duro golpe. La economía de Chile se contrajo un 5,8 por ciento el año pasado, según el FMI, mientras que la tasa de desempleo, que cubre solo el sector formal y, por lo tanto, subestima la verdadera escala de la carnicería, fue brutal en un 10,7 por ciento.

Hasta el momento, el Congreso ha aprobado un total de tres retiros de hasta el 10% de los fondos que una persona ha ahorrado. En junio de 2021, los beneficiarios retiraron alrededor de $ 49,9 mil millones de sus cuentas individuales, según datos del gobierno.

Y el Banco Central de Chile advirtió que los retiros repetidos del 10% podrían generar “incrementos significativos en el perfil de riesgo de la economía chilena”.

Los funcionarios del gobierno, con máscaras y protectores faciales, ayudan a las personas a procesar sus solicitudes para retirar un porcentaje de sus pensiones en Santiago, Chile, el 30 de julio de 2020, durante la primera ronda de retiros permitidos. [File: Esteban Felix/AP Photo]

Ahora, estos retiros sin precedentes han dejado a varios millones de personas con casi nada en sus cuentas de jubilación, concluyó un informe especial COVID-19 elaborado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Por eso Joseph Ramos, economista y profesor de la Universidad de Chile, le dijo a Al Jazeera: “Ha habido mucho populismo irresponsable saliendo del Congreso desde el brote de COVID”.

Pero con los retiros ya hechos, las soluciones girarán en torno a lo que suceda a continuación.

Ramos propone lo que él llama “una idea simple”: la gente podría posponer la jubilación por un año para recuperar el dinero retirado del fondo de jubilación.

Se da cuenta de que puede ser difícil de vender porque “la gente quiere tener mejores pensiones, pero no quiere aumentar la edad de jubilación, aunque viva más”, dijo.

Más ayuda fiscal relacionada con la pandemia también podría detener la ola de retiros de pensiones, dicen los expertos. En mayo, el gobierno extendió su programa Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que tiene como objetivo apoyar a las familias más afectadas por la crisis económica y de salud. Estos beneficios, que se calculan por tamaño de familia, se distribuyen entre junio y agosto de 2021.

Pero los críticos dicen que los paquetes de gasto fiscal que ha elaborado el gobierno chileno desde el inicio de la pandemia simplemente no son suficientes. Un informe reciente de la OCDE encontró que más de la mitad de los chilenos son económicamente vulnerables y “muchas familias tendrán que lidiar con la caída de los ingresos, con pocas reservas financieras para protegerse y un riesgo sustancial de caer en la pobreza”.

preocupaciones más amplias

También hay preocupaciones sobre cómo los retiros anticipados de pensiones podrían afectar la estabilidad económica general de Chile. A febrero, el retiro de activos de pensiones “ha alcanzado el 14 por ciento del PIB [gross domestic product] y resultó en que alrededor del 30 por ciento de las personas retiraran fondos agotando sus cuentas de pensiones ”, según el FMI.

Las administradoras de fondos de AFP vendieron bonos bancarios en carteras de pensiones para cumplir con estas solicitudes de reembolso. Para darles más aliento e impulsar los precios de los activos vendidos, el Banco Central de Chile ha estado comprando bonos bancarios con efectivo en el mercado secundario.

Pero dado que estos bonos controlan menos de una parte de las carteras de pensiones, esto limita cuánto puede hacer el banco central si el Congreso aprueba otra ronda de retiros de pensiones.

“Ellos [bond purchases] han sido efectivos hasta el momento, pero serán menores para nuevos retiros, dado que el stock de bonos bancarios en poder de las AFP está disminuyendo y el banco central no tiene el poder de comprar activos más riesgosos como bonos corporativos o acciones, que solo puede hacerse con bonos del Tesoro si la estabilidad financiera está en riesgo ”, dijo a Al Jazeera Mario Marcel, gobernador del Banco Central de Chile.

Por ahora, el gobierno no está considerando otro retiro de pensiones. Pero la pandemia en curso, y la propagación de la variante Delta altamente contagiosa, podrían cambiar eso.

En última instancia, la crisis del COVID-19 también podría remodelar el sistema de pensiones de Chile de nuevas formas.

Una Convención Constitucional compuesta por 155 miembros acaba de comenzar la tarea de redactar una nueva constitución que reemplace a la redactada en la década de 1980 durante la era de Pinochet, que duró de 1973 a 1990.

Las personas se alinearon para votar en Santiago, Chile, el 25 de octubre de 2020, sobre la conveniencia de redactar una nueva constitución para reemplazar los principios rectores impuestos hace cuatro décadas bajo una dictadura militar. La iniciativa funcionó y los representantes ahora están en el proceso de redacción del nuevo documento. [File: Esteban Felix/AP Photo]

Los representantes elegidos para adherirse a la Convención Constitucional tendrán nueve meses, con una posible prórroga de tres meses, para redactar la nueva constitución de Chile. Luego se presentará a los votantes en un referéndum el próximo año y la votación será obligatoria.

Dados los efectos de la pandemia en la economía chilena, dicen los expertos, parece muy probable que la nueva constitución otorgue al Estado un papel más importante en la economía chilena.

En cuanto a Zillmann, espera retirar pronto todo el dinero de su fondo de pensiones, dijo, y ya no está interesada en contribuir al sistema porque siente que fue creado para favorecer “los grupos de poder sobre el pueblo”.

“No creo en el sistema de pensiones; no funciona ”, dijo. “Estoy en contra del modelo neoliberal”.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario